Las pistolas térmicas, también conocidas como pistolas de calor se han convertido en una herramienta fundamental para realizar una gran variedad de tareas con la máxima eficacia.

Dichas herramientas eléctricas emiten aire caliente a temperaturas muy elevadas y se pueden utilizar para pelar y resecar pintura, así como manipular tuberías, secar madera o manipular plástico.

¿De qué se componer una pistola térmica?

En Weldy siempre nos marcamos como objetivo que los productos que comercializamos sean de máxima de calidad, es por ello que trabajamos con los mejores profesionales para crear herramientas únicas y que den el mejor rendimiento posible.

Nuestras pistolas térmicas, están conformadas por los siguientes elementos: 

-       Boquilla

-       Control de variable: Permite configurar la temperatura de la pistola.

-       Descanso: Se utiliza para liberar la mano del operador.

¿Qué funciones le podemos dar a una pistola de calor?

En este punto os vamos a enumerar todas las funciones que le podéis dar a vuestra pistola térmica, siendo una de las herramientas que más destaca por su polivalencia.

 Principales usos:

-       Encerar

  • Se aplica una vez ya se ha aplicado la cera por el proceso, consiguiendo que se penetre mucho mejor la cera en la madera.

-       Secado de superficies

  • La pistola térmica también se puede utilizar para secar superficies antes de pintarlas.

-       Quitar vinilos o pegatinas

  • Es muy útil para levantar vinilos que no se pueden despegar. Se debe de tener cuidado con no recalentar el vinilo demasiado, ya que puede acabar cuarteándose la superficie.

-       Soldar y desoldar

  • Puede realizar las funciones de un soldador, lo que demuestra que es una de las herramientas más polivalentes que hay en el mercado.

Si estás interesado en hacerte con uno de nuestros productos, solo tienes que acceder  nuestra tienda y escoger entre todos los modelos que tenemos, aquel que se ajuste mejor a tus necesidades.